Tratamiento

El único tratamiento posible en la actualidad consiste en seguir durante toda la vida una estricta dieta sin gluten, basada en alimentos naturales, evitando los productos elaborados y/o envasados que podrían contener gluten o contaminarse en el mismo proceso de producción.

 

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten de forma continuada puede causar importantes
trastornos, lo cual nos hace aumentar nuestros esfuerzos en seguir la dieta lo más estrictamente
posible. Hay que prestar mucha atención a las trazas de gluten, pues aunque son muy pequeñas
cantidades de gluten, su ingesta continuada puede suponer un verdadero riesgo para la salud del
celíaco. A veces estos productos, pueden estar identificados como “Sin Gluten”, e incluso, llevar
eB.- Ll sello acreditativo a nivel internacional, lo cual hace más difícil su identificación.

 

El seguimiento adecuado de esta dieta conlleva una normalización clínica y funcional, así como la reparación de las lesiones en las vellosidades.

 

Consecuencias

 

Tanto el retraso en el diagnóstico como el no seguimiento de una dieta estricta puede suponer la aparición de complicaciones como: malnutrición, depresión, infertilidad femenina y masculina, abortos de repetición… y determinados tipos de cáncer.